Si, según el Sentido Orante, la vida surge de una Fuerza Creadora, una instancia Creadora Misteriosa, cuando –en el caso del ser humano- este se desplaza, va, vive…, su consciencia de desplazarse, de ir, de vivir, la tiene en base a las referencias de otros seres vivientes, entre los que se encuentran los de su propia especie, puesto que somos seres re-ferenciales.

Pero fijémonos en algo… que puede resultar sorprendente; o no, o lo asimilamos intelectualmente pero no vitalmente:

Si el enunciado anterior –del principio- es cierto, todos los seres con los que tendremos contacto serán producto de esa Creación Misteriosa; que es como decir “tener contacto con Ella, con esa Creación”. Puede ser un lagarto, puede ser una mosca, puede ser… otra persona…

Ese encuentro… –pensemos por un instante- no tiene por qué ser de defensa o de ataque, sino más bien de colaboración, puesto que al ser seres referenciables tenemos que adaptarnos los unos a los otros para poder vivir la convivencia, y vivir la independencia, a la vez, de cada uno.

Pero lo más significativo es que ese otro con el que nos encontramos… ¡está vivo! Y es una representación, un equivalente de esa Misteriosa Creación.

Con lo cual, si es así –como creemos-, cada vez que –y es continuo- nos vayamos encontrando con la materia viviente, deberemos mantener una amable relación e interdependencia de relación con todo lo que nos rodea.

Esto puede resultar, en principio, como muy responsable, como muy, muy… agobiante. Pero si sabemos en teoría –y luego en el vivir práctico también nos damos cuenta de ello- que sí, nos daremos cuenta de que… ciertamente, lo que vemos como viviente es sorprendente…; que nos sorprenden sus habilidades como vivientes, con sus escamas, con su andar, con su estar, con su invisibilidad, con…

Claro, hay que verlo con ojos de sorpresa y de impresión. Cuando se está en ese estado de contemplación atenta, plena, la interpretación-sentido que le damos a la vida es desbordante.

Y nos empezamos a dar cuenta de que cada partícula viviente tiene relación, tiene ‘interpendencia’ con otras. Nos puede parecer por algún momento que… que el pez grande se come al chico y que hay una violencia institucional en la vida. Pero si nos fijamos más en detalle en esa violencia constitucional, en estado de verdadera libertad no entran en competencia.

Y entonces, ¿existen otras formas de referenciarnos, ‘interdependencionarnos’ y compartir y convivir, que no sean a través de la violencia, a través del combate, a través de la conquista… de la tierra, del suelo, del subsuelo, de la montaña, de…?

¿Habrá –¡hay!- espacios de intercomunicación, ocasiones de interpendencia en las que podamos con-vivir…? Y constatar que, cuando… –como ocurre en las islas Galápagos- cuando los seres están en un espacio –ya está muy alterado, pero aún conserva ese equilibrio ecológico- en el que cada habitante se mueve en interrelación interpendiente con los demás, la pauta del estar no es la violencia.

En cambio, si nos fijamos en el desarrollo de la población, la distribución de la población y la calidad de vida de la población humana, nos damos cuenta de que, realmente, el parámetro predominante es conquista, violencia, posesión, poder; conquista, violencia, posesión, poder; conquista, violencia posesión, poder.

No hemos llegado a un nivel de elegancia como para decir: “Bueno. Aquí puedo construir, y no acabo con veinte especies. Aquí puedo hacer… y no perjudico a aquel árbol o a aquella estructura”. Raras veces se hace esa pregunta, y más bien se va, y se tala, y se corta, y se ‘prospecciona’, etc.

En la instancia más culminante, evidentemente… está claro que el ser humano ha declarado la guerra a la vida. Ha declarado la guerra a la Creación. Y está dispuesto a acabar con ella, antes de que la propia vida acabe con la de uno.

Esto es… como una película de terror.

“O sea que en mi convivir cotidiano voy contra la vida. Y yo soy vida. Entonces, mi principal enemigo es la vida… Ya.

Y a poco que me dé cuenta de mi propia vida, como mi enemigo es la vida, me dañaré, me injuriaré, me culparé… para castigarme en vida, para acabar con mi vida”.

Razonadamente no es así, pero vivencialmente, y simplemente observadoramente, sí es así.

En consecuencia, tenemos que desarrollar nuestra capacidad de cuido, atención, alerta y alarma ante el entorno y ante mí mismo… porque mi vida la he basado –como especie- en la pérdida de la vida de otras.

Y así, podemos decir que “la vida se alimenta de la vida”.

En la óptica del Edén o Paraíso no existía tal situación. Nos cuentan que el ser se alimentaba de los frutos… y de lo que había, sin violentar, sin usurpar, sin… Pareciera que eso era posible. Pero, al poco de entrar en otro nivel de consciencia, se empezaron a afilar sílex y, con ello, las flechas, las lanzas…

Podríamos empezar a… recordar:

¿Cuál sería la posición, el desarrollo y la adaptación de vivir, sin agotar la vida; de vivir, sin acabar con la vida; de vivir, sin consumir la vida?

En realidad, la comunidad humana es… una comunión de caníbales que subsisten y sobreviven bajo la pauta de devorarse, no solamente ya los unos a los otros, de muy diferentes maneras, sino a todo lo viviente. Pareciera, por un momento, que la vida solo permanece en la medida en que es capaz de… aniquilar otra vida.

***

ORACIÓN

La prière que nous réalisons est une prière qui n’est circonscrite à aucune religion. Nous croyons que la prière peut être un instrument Libérateur et Guérissant. La prière a comme référence la Création, les différentes Forces qui nous animent sans leur donner un nom. La croyance que la Prière est un élément indispensable pour nous, elle nous a amené à créer un espace qui lui est exclusivement dédié : « La Maison du Son de la Lumière », c’est un lieu situé dans le Pays Basque, à Vizcaya, dans un hameau. Là bas se réalisent des journées de retraite. « La Maison du Son de la Lumière » ARGI DOINU ETXEA se trouve dans la localité de Ea, Vizcaya (Pays Basque Espagnol). C’est un espace ouvert aux élèves de l’Ecole Neijing, lesquels peuvent demeurer sur place de 1 à 5 jours.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Siège central de l'École Neijing
RADIO ET TELEVISION

RADIO ET TELEVISION

Notre chaîne de communication
INSPIRATION FEMENINE

INSPIRATION FEMENINE

Association Inspiration Femenine
SIÈGES

SIÈGES

Les écoles Neijing dans le monde

AVISO IMPORTANTE PARA LOS ALUMNOS DE TIAN COVID-19

AVISO IMPORTANTE PARA LOS ALUMNOS DE TIAN COVID-19