Quizás por pasar por aquí, por este lugar del Universo, y no ser específicamente “de aquí”, la humanidad, el ser de humanidad, debe permanecer con toda su atención en su estancia en este tránsito. 

En relación a sus ‘haceres’: atención a sus haceres. Porque en la medida en que no está atento y alertado de sus posiciones, estos haceres, estas realizaciones se debilitan rápidamente, se cansan muy prontamente.

Quizás la volatilidad de la especie… quizás sus aires de grandeza y de logro… y también, quizás, su decaída y precipitada indolencia cuando no adquiere, consigue, logra o establece un control y un dominio, cuando eso no ocurre, se deja llevar por... ”otros” y asume roles que no le corresponden.

Quizás, quizás la especie humanidad pertenezca a una especie en tránsito; que, para que este sea fructífero, debe permanecer atento y alerta en su estancia. Y así cumplir con su presencia.

Y en ese “quizás” –que nos deja en que “quizás sí” o “quizás no”-… para reforzar esta secuencia que nos brinda la Llamada Orante, posiblemente sea suficiente con repasarse –re-pasarse- en los haceres, los proyectos, las ideas, las posturas… que a lo largo del recorrido de cada uno han tenido que cortarse, dejarse… y permanecen aquellas que reciben la atención y la alerta.

Al hacerlo, es fácil descubrir que atrás se han quedado, o permanecen, proyectos, intenciones, haceres… que, con el mínimo descuido, se han quedado.

Si asumimos esa recomendación orante, estaremos en disposición de recuperar algunas propuestas, estaremos en condiciones de pulimentar algunas estancias, aclarar algunas actitudes… y, en genérico, darse cuenta de si se está en lo que se está con el interés de la estancia; con la atención y la alerta suficiente. Porque en la medida en que así no ocurra, nuestra carencia, nuestra falta de participación, repercutirá en nuestro entorno de tal forma que dificultará las labores de otros.

Y aunque no se sea tan importante, sí el deber de ser consecuente con lo que se siente, lo que se piensa y lo que se hace… es menester que ocurra, porque así es posible que brote la sinceridad, y con ello aparezca la claridad de los seres, la confianza mutua y la solidaria participación.

En caso contrario, aparecen sectores, tendencias, prejuicios, negaciones…; en definitiva, distorsiones en nuestro hacer y distorsionantes actitudes que perjudican al entorno.

El Sentido Orante nos advierte de nuestra fragilidad… y nos conduce a ser consecuentes con la posición que nos corresponde. Y cada cual tiene una, dos o tres… No importa el número: una posición. En la medida en que la cumple con atención y alerta, esta permanecerá. Y no solamente permanecerá sino que continuará, se renovará… y será referencia para otras actividades, circunstancias, futuros… etc.

En la medida en que el ser da cumplimiento a su posición, se convierte en referencia para otros. Y así nos podemos referenciar y, en consecuencia, darnos cuenta de la ligazón, de la comunión de la vida.

Y después de circunstancias y días diferentes, motivados por costumbres, normas, leyes… se vuelve, en teoría –en teoría-, a lo previo a este ínterin que ha transcurrido. Considerar eso es un error. Sí; porque… no somos los mismos. 

Esa es la importancia de sentirse transcurrir: saber que cada día somos diferentes, porque el AMA-NECER nos aporta nuevas características, nuevas influencias. De ahí que al volver –teóricamente, que no en realidad- a la teórica rutina –que no la hay, si sabemos ama-necer-, debamos alertarnos y prestar atención a lo que la demanda de nuestro ser, de nuestra comunidad, de nuestra convivencia, de nuestro proyecto… nos pide. 

Cada vez que un ser se embarca –y siempre está embarcado-, pero cada vez que se embarca en consciencia en un proyecto, como escuchábamos al principio, tiene que prestarle una atención y una alerta a su hacer, continua, para poder navegar…

Sí, para poder navegar sin error; con la guía clara, con el timón correcto.

Esto nos lleva –en nuestra atención, en nuestra alerta- a propuestas, a promesas de nuevas coordenadas dentro de ese “navegar”, de esa bitácora de navegante que se tiene, hacia donde se va.

Y se va hacia la consciencia plena. Y se va hacia la integración contemplativa. Y se va hacia la inmortalidad consciente. Y se va hacia la liberación de los apegos. Y se va hacia el descubrir permanente. Y se va hacia la consciencia de Amor. Y se va hacia la fusión con lo Eterno. O sea que sí, que sí se sabe hacia dónde se va.

Y eso hay que tenerlo presente. Y se va hacia todas esas características e infinitas más. Y se va… cuando la atención y la alerta están conscientes, están en ejercicio.

Que no es algo nuevo, no. Eso es lo que ha permitido que la especie transite por este lugar del Universo: ha prestado atención a su entorno, ha descubierto, se ha alertado de los pros y los contras… y así ha permanecido y ha evolucionado, gestando recursos y medios para hacer sus proyectos.

Pero también, en esa evolución, se ha cargado de soberbia, de orgullo, de vanidad, y ha esclavizado y se esclaviza… con su entorno y con lo conseguido.

Es necesario, en consecuencia, renovarse en esa atención, puesto que la virulencia de la comodidad, la virulencia de “la seguridad” –entre comillas-, la virulencia de la propiedad… está viva. Y tiende a adherirnos, a hacernos costra y a impedir nuestra navegación.

Ahora bien, si sabemos custodiar con la atención y la alerta adecuadas, construiremos diariamente una visión amplificada, nueva… que nos dará la consciencia liberadora y el hacer cotidiano impecable.

Cuando se hace costra la estancia, el transcurrir se hace casi imposible. 

Las ansias de seguridad y apego aparecen preponderantes.

El miedo susurra mentiras para aquietarse…

Y en esa medida no hay renovación. Las expectativas quedan lejanas. Dejan de ser proyecto de “hoy”.

Y así es fácil ver los deterioros reinantes, a los que –curiosamente- poco a poco la mayoría se acostumbra: se adapta a vivir en el basurero. 

Y es fácil caer en buscar en los residuos… y casi olvidarse de las materias primas: esas que en algún momento nos hicieron soñar, fantasear… 

Y que muchas de esas ensoñaciones y fantasías eran simples propagandas del entorno, para manipularnos. Y otras que no lo eran, las que amanecían repentina e inesperadamente, rápidamente se abolían por lo estable, por lo ordenado, por lo vulgarmente y cotidianamente ejercitado.

Sí. “La perseverancia –atenta y alertada- trae ventura”.

Pero si no se la cuida, si se la descuida, si se la altera por… justificaciones y justificaciones y más justificaciones… con ellas se justifica estar en la basura, tratando de encontrar algún vestigio.

Unas posiciones de reconocer, de aprender, de cambiar… nos capacitan para incentivar esa atención y esa alerta. Nos apartan de radicalismos, de imposiciones, de ¡malentendidos!… y nos abren los espacios a las admiraciones, a lo solidario, a lo compartido. ¡Sin comparaciones!

Dejarnos moldear por las evidencias, asumir las sinceridades, promover el desarrollo propio y ajeno, sin ataques, sin ¡demandas!, con ayudas, cuidados y ¡entregas!..., todo ello está encuadrado en una revolución del espíritu.

 

En una revolución de nuestra Fe hacia el Misterio Creador. 

En una Revolución hacia nuestro latido de Amor.

En un acondicionamiento nuevo en torno a nuestra comunidad entre los seres, nuestra solidaridad. 

Y en una adecuación de nuestro aliento espiritual sensible, a las adaptaciones que en cada caso se produzcan, con el claro objetivo –sea cual sea la posición- de que esa energía sutil nos conduce a elevar y amplificar nuestra capacidad de amar, nuestra capacidad de entrega. Hacer, de nuestros sentidos, sentires trascendentes… que no se quedan en lo posesivo; que alientan lo vaporoso.

La Creación rebosa piedad… sobre la vida. 

Saber recogerla… es engrandecer nuestro estar… y situarlo en un transitar brillante, decoroso, bello, artístico.

***

BÖN

Den bön som vi utövar är inte begränsat till någon religion. Vi tror att bön kan vara en befriare och ett helande instrument. Vår bön hänvisar till skapelsen, till de olika krafter som uppmuntrar oss utan att gå till ett specifikt namn eller trosuppfattning. I tron att bön är en väsentlig faktor för oss, har vi skapat en plats dedikerat uteslutande till bön: "Huset ljud av ljus, i Vizcaya i Baskien, norra Spanien. Här möts vi dagligen i bön och spirituell retreat .

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Neijing skolan huvudskola
RADIO OCH TV

RADIO OCH TV

Vår kommunikationskanal
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Feminin Inspiration Association
SKOLOR

SKOLOR

Neijing skolor i världen